Tour Francia 2023: Recorrido y perfiles de etapa

 

Redacción / Ciclo 21

El Tour de Francia 2023, cuya ‘Gran Salida’ se dará en el País Vasco con una primera etapa en Bilbao el 1 de julio, finalizará el 23 de julio en París, al término de un recorrido de 3.404 km, tras pasar por los cinco macizos montañosos galos. En la conquista del maillot amarillo se vivirá un episodio decisivo y lleno de emoción en el Puy de Dôme, donde se disputará una llegada del Tour 35 años después de la victoria del danés Johnny Weltz. El retorno de esta legendaria ascensión se verá acompañado por la presencia de lugares que están llamados a cobrar cada vez más protagonismo en ediciones futuras como el Grand Colombier o el Col de la Loze. La única contrarreloj del Tour 2023 serán los 22 kilómetros entre Passy y la estación de Combloux de Alta Saboya. Los sprinters tendrán ocasión de lucirse en llegadas prestigiosas en Bayona y en Burdeos, así como en Limoges, Moulins o Poligny, antes de la meta final en los Campos Elíseos.

En Bilbao, el próximo 1 de julio, el Tour de Francia celebrará sus 120 años. La Gran Salida del País Vasco ofrece precisamente un decorado lleno de carreteras que rinden homenaje a los pioneros de 1903, puesto que sus herederos entrarán rápidamente en una secuencia de etapas pirenaicas, donde no faltarán las sorpresas, tanto del lado español como del lado francés. Los atacantes se sentirán cómodos en tierra de la Clásica de San Sebastián (etapa 2), mientras que los esprintes, en principio, tendrán vía libre en Bayona (etapa 3), luego en el circuito de Nogaro (etapa 4), mientras los escaladores van preparando las pendientes de las etapas de Laruns (etapa 5) y de Cauterets-Cambasque (etapa 6). Las raras salidas del Tour que se han celebrado en el Sur siempre han anunciado un programa denso. Sin embargo, en esta ocasión la suma de 30 ascensiones de categoría 2 o superior se debe principalmente al Grand Slam previsto para esta edición, puesto que el pelotón visitará los cinco macizos montañosos de Francia.

En esta colección de subidas más o menos exigentes, el pelotón tendrá los ojos puestos en el Puy de Dôme (etapa 9), cuya carretera se abre de nuevo a los corredores del Tour (pero no a sus fans) 35 años después de la última escalada a la cima sobre Clermont-Ferrand. Este reencuentro recordará imágenes del duelo Anquetil-Poulidor en 1964 o de la victoria de Fausto Coppi en 1952, edición de las primeras grandes llegadas en alto, lo que promete una primera batalla de alta tensión entre los aspirantes al título. Los últimos cuatro kilómetros de asfalto antes de la meta, con una pendiente media de cerca del 12%, podrían ser la mecha que encienda de nuevo el volcán durmiente.

Los campeones tienen una cita con el Puy de Dôme, pero también con las cimas en las que se perfilan pugnas feroces en el futuro. Se presenta, por ejemplo, una leyenda emergente el día de la fiesta nacional de Francia, con una batalla prevista en el Grand Colombier (etapa 13), segunda vez en la historia de la prueba en la que se pintará aquí la línea de meta. Y después de la cima del Jura, los corredores medirán fuerzas en el Col de la Loze, justo antes de bajar volando al altipuerto de Courchevel (etapa 17), para rematar la secuencia en los Alpes en la que los más fuertes se convertirán en intocables. El Col de Joux Plane y su descenso antes de Morzine (etapa 14), la subida a Bettex al día siguiente (etapa 15), así como la cota de Domancy en el programa de la única crono del Tour (etapa 16) se encargarán de hacer y deshacer la clasificación jerárquica entre un puñado de corredores candidatos al maillot amarillo.

El temperamento de los favoritos esperados en la prueba que se ha podido observar en todas las carreteras del mundo deja claro que no son de los que dejan escapar una oportunidad para asestar un buen golpe. Una de ellas se presentará la víspera de la meta final, gracias a una etapa accidentada en los Vosgos en dirección al Markstein con un desnivel positivo de 3.500 metros en tan solo 133 km, en los que se tendrá que superar, entre otros, el Col de la Schlucht, el Petit Ballon y el Platzerwasel (etapa 20). El veredicto en Alsacia se celebrará al día siguiente en los Campos Elíseos, donde culminará el festival del sprint, tras pasar por Burdeos, Limoges, Moulins o Poligny.

Recorrido de la gran ronda francesa en 2023 © ASO

LAS ETAPAS 2023

1ª: Sábado 1 de julio. Bilbao – Bilbao (182 km)

Perfil etapa 1 © Tour de Francia

El Tour llega por primera vez a Bilbao. Sin embargo, la ciudad constituye el epicentro de la rica historia del ciclismo vasco, cuyos talentos han contribuido a la fama del pelotón español. Bilbao ha figurado en el recorrido de 35 ediciones de la Vuelta, que, además, fue organizada por El Correo Español del Pueblo Vasco, con sede en esta misma ciudad, de forma ininterrumpida desde 1955 y 1978. En el siglo XXI, solo el guipuzcoano Igor Antón en 2011 y Philippe Gilbert en 2019 han tenido el privilegio de levantar los brazos en una meta de la Vuelta en Bilbao. En 2023, se otorgará el primer maillot amarillo de la 110ª edición del Tour de Francia al término de un recorrido en bucle con salida y llegada en Bilbao, trazado en Vizcaya y que pasará, entre otros, por Guernica. Su ganador deberá mostrar sus cualidades de atacante para aguantar en una etapa rompepiernas e imponerse frente a sus rivales en una meta en lo alto de una pendiente con un desnivel de un 5%.  

Altimetría de Pike Bidea © ASO

2ª: Domingo 2 de julio. Vitoria Gasteiz – San Sebastián (209 km)

Perfil etapa 2 © Tour de Francia

Al día siguiente, el pelotón pasará parte de la jornada en Álava, empezando por la capital, Vitoria-Gasteiz. En 1977 el Tour de Francia permitía consagrarse con una victoria aquí a José Nazabal, el único vasco que ha ganado una etapa de la ronda gala en estas tierras. Resultará poco probable que una fuga en solitario goce de la misma indulgencia en su recorrido hacia San Sebastián, donde Miguel Induráin se imponía en el prólogo del Tour en 1992. El escenario de la segunda etapa debería asemejarse más al de la Clásica que se celebra tradicionalmente tras el Tour. Será en el Jaizkibel donde podría sentenciarse la victoria, justo antes de entrar en la capital guipuzcoana.  

Altimetría de Jaizkibel © ASO

3ª: Lunes 3 de julio. Amorebieta – Bayona (185 km)

La estancia del Tour de Francia 2023 en Euskadi terminará con una salida en Amorebieta-Etxano en Vizcaya. Esta etapa rumbo a Francia podría resultar más favorable para los equipos de los sprinters. En cualquier caso, contarán con todas las bazas para controlar la carrera en este recorrido por la costa que les permitirá de nuevo pasar por San Sebastián. La despedida del País Vasco se realizará tras partir de la ciudad fronteriza de Irún, rumbo a…

4ª: Martes 4 julio. Dax – Nogaro (182 km)

Se presenta el escenario perfecto para una revancha entre sprinters. Sin embargo, el terreno accidentado de Gers también podría favorecer una pequeña fuga. Sus componentes deberán cooperar si desean aguantar frente al pelotón y medirse en una llegada en el circuito automovilístico de Nogaro, decorado que dará un sabor particular a la victoria del día. Por su parte, los bólidos del pelotón tendrán ganas, sin duda alguna, de enfrentarse en la recta final de 800 metros.

5ª: Miércoles 5 julio. Pau – Laruns (165 km)

Perfil de la 5ª etapa © ASO

Ante la primera cita de la montaña todavía quedarán abiertas muchas interrogantes. Y no serán pocas las respuestas sobre la condición de los aspirantes al título que proporcionarán las subidas al puerto de Soudet y luego a Marie Blanque, aunque el terreno no se prestará aún a ofensivas de gran envergadura.

Altimetría del Col de Soudet © ASO

Altimetría del Col de Marie Blanque © ASO

6ª: Jueves 6 julio. Tarbes – Cauterets-Cambasque (145 km)

Perfil de la 6ª etapa © ASO

Prosigue el desafío pirenaico con un itinerario en el que los corredores con la mirada puesta en la victoria final deberán lidiar con los puertos de Aspin y del Tourmalet. Un programa de alta montaña que podría despertar también el gran interés de otros corredores. Los atacantes con buenas piernas podrían intentar hacerse con el maillot amarillo, puesto que la subida a la meseta de Cambasque no constituye un obstáculo insalvable, una pendiente media de 5,4% durante 16 kilómetros.

Altimetría del Col du Tourmalet © ASO

Altimetría de Cauterets-Cambasque © ASO

7ª: Viernes 7 julio. Mont-de-Marsan – Burdeos (170 km)

En la visita del departamento de las Landas las fugas no podrán hacerse grandes ilusiones, puesto que el perfil invitará a los equipos de sprinters a controlar la carrera. Los dos kilómetros en línea recta por los muelles resultarán propicios para desplegar su velocidad máxima y volar hacia la meta cerca de la plaza de los Quinconces, considerada por los bordeleses como la más grande de Francia.

8ª: Sábado 8 julio. Libourne – Limoges (201 km)

Los sprints se suceden, pero no tienen por qué parecerse. Aunque Limoges puede deparar sorpresas, la meta del día estará reservada más bien a los sprinters más explosivos, capaces de aguantar una subida escalonada corta, pero difícil, para imponerse al final.

9ª: Domingo 9 julio. Saint-Léonard de Noblat – Puy de Dôme (184 km)

Nadie duda de que la emoción de regresar al Puy de Dôme 35 años después abrirá la sed de victoria de los escaladores de pura cepa. El relieve accidentado de Auvergne se habrá asegurado de desgastar las piernas de los aspirantes antes del asalto de esta cumbre temida y majestuosa. En los últimos 4 kilómetros, para rematar una jornada con 3.600 metros de desnivel acumulado, la media de la pendiente roza el 12%.

Altimetría del Puy de Dôme © ASO

Lunes 10 julio. Descanso en Clermont-Ferrand

10ª: Martes 11 julio: Vulcania – Issoire (167 km)

Tras una bien merecida jornada de descanso en Clermont-Ferrand, hará acto de presencia el Macizo Central. Pocos serán los que podrán colarse en la fuga. Sin embargo, en la Cadena de los Puys se operará una criba de los cazaetapas a favor de los más robustos antes de llegar a Issoire.

11ª: Miércoles 12 julio. Clermont Ferrand – Moulins (180 km)

Se prepara una jornada histórica: con la llegada a Moulins, la Grande Boucle habrá visitado todas las prefecturas de la Francia continental. Aunque las carreteras de Allier minarán poco a poco las reservas de los corredores en las reiteradas subidas «rompepiernas», la recta final de 1.300 metros en el centro de la ciudad hará las delicias de los sprinters.

12ª: Jueves 13 julio. Roanne – Belleville-en-Beaujolais (169 km)

Uno de los momentos críticos de esta etapa de media montaña será la formación de una escapada. La ruta entre viñedos del Beaujolais podría verse marcada por mucha acción antes de las subidas a los puertos de la Croix Montmain y de la Croix Rosier. Un final en alto presenta el escenario perfecto para un sprint en «petit comité».

13ª: Viernes 14 julio. Châtillon-sur-Chalaronne – Grand Colombier (138 km)

El formato dinámico de esta etapa que discurre exclusivamente por Ain deja poco margen a las dudas. Los corredores deberán afilar las piernas en la subida a la meseta de Hauteville-Lompnes, aunque la gran cita de los favoritos del Tour, después de visitar Culoz, será la ascensión de la «Pirámide de Le Bugey» con 17,4 km con una pendiente media de 7,1%, en la que deberán jugar todas sus bazas.

Altimetría del Grand Colombier © ASO

14ª: Sábado 15 julio. Annemasse – Morzine (152 km)

Perfil de la 14ª etapa © ASO

Resulta poco probable que los corredores puedan disfrutar de las vistas al lago Léman al inicio del recorrido, puesto que tendrán la mente ocupada en los 4.200 metros de desnivel acumulado, sobre todo las ascensiones a los puertos de la Ramaz y de Joux Plane. También serán conscientes de la necesidad de hacer gala de sus dotes de bajada, si desean alcanzar en Morzine los laureles de la victoria.

Altimetría del Col de la Ramaz © ASO

Altimetría del Col de Joux Plane © ASO

15ª: Domingo 16 julio. Morzine – Saint-Gervais Mont-Blanc (180 km)

Perfil de la 15ª etapa © ASO

Como colofón de una semana exigente, se ofrece un decorado perfecto para una pugna entre líderes. La visita particularmente jalonada de la Alta Saboya llevará a los corredores al Col de la Forclaz de Montmin, luego a la Croix Fry y a los Aravis. En la subida final a Le Bettex se asestarán los golpes más duros en la cota de los Amerands, donde algunos tramos alcanzan los 17% de pendiente.

Altimetría del Côte des Amerands y Le Bettex © ASO

Lunes 17 julio. Descanso en Saint-Gervais Mont-Blanc

16ª: Martes 18 julio. Passy – Combloux (CRI) (22 km)

Perfil de la 16ª etapa © ASO

La única contrarreloj de la edición 2023 se verá caracterizada por su corta duración y por un perfil que resultará beneficioso para los escaladores que se sientan cómodos con este ejercicio en solitario. En el programa de la jornada se incluye la célebre ascensión de Domancy. Sin embargo, será la ocasión de que el corredor que vista de amarillo afirme su superioridad o de que sus rivales inicien una reconquista que podría durar toda la semana.

17ª: Miércoles 19 julio. Saint-Gervais Mont-Blanc – Courchevel (166 km)

Perfil de la 17ª etapa © ASO

La etapa se presenta como un gran reto, con más de 5.000 metros de desnivel que padecer o aprovechar a lo largo de toda la jornada. En el tramo final, se visitará de nuevo el impresionante Col de la Loze antes de bajar a Courchevel, para la batalla final en la pista del altipuerto con un 18% de desnivel.

Altimetría del Col de la Loze © ASO

18ª:  Jueves 20 julio. Motiers – Bourg en Bresse (186 km)

Los sprinters habrán necesitado mucha determinación para aguantar el shock del paso del Tour por los Alpes. Su recompensa será una etapa con un itinerario que evita las subidas y que facilitará su retorno a un primer plano. En el último kilómetro en línea recta, podrán volver mostrar su velocidad máxima.

19ª: Viernes 21 julio: Moirans-en-Montagne – Poligny (173 km)

La etapa serpentea entre numerosos lagos del Jura, sin buscar a aventurarse por las cumbres del departamento. La subida de Ivory, situada a unos treinta kilómetros de la meta, no evitará que los sprinters puedan disfrutar de una larga pista de lanzamiento: más de 8 kilómetros de recta final.

20ª: Sábado 22 julio. Belfort – Le Markstein (133 km)

Perfil de la 20ª etapa © ASO

La víspera de la meta final depara un menú alsaciano que podría provocar alguna que otra indigestión, también en este formato acortado en el que la escalada acumulada alcanzará los 3.600 metros. Si la batalla por el maillot amarillo sigue abierta, todo es posible: tras el Ballon d’Alsace, surgirán oportunidades para ataques en el Col de la Croix des Moinats, un poco más lejos en el Col de Grosse Pierre y luego en la Schlucht antes de encarar el Petit Ballon y el Platzerwasel.

Altimetría del Petit Ballon y el Col du Patzerwasel © ASO

21ª: Domingo 23 julio. Velódromo Saint-Quentin-en-Yvelines – París Campos Elíseos (115 km)

Los aspirantes al último ramo de etapa deberán llegar en forma olímpica, puesto que el recorrido se ha diseñado como guiño a los Juegos de París 2024, cuyas pruebas de todas las disciplinas ciclistas se celebrarán en gran medida en los Yvelines. Los sprinters esperarán la llegada del vertiginoso circuito de los Campos Elíseos para medir fuerzas.

TOUR FRANCIA 2021

TOUR FRANCIA 2022

Más información en orden cronológico:

25 noviembre 2022. La 3ª etapa del Tour de Francia que tendrá la salida en Amorebieta y el final en Bayona podría verse modificada debido a un posible desprendimiento en las carreteras de Urrugne por las que estaba programado que transcurriera la etapa, según informa France Bleu Pays Basque. «Es un tramo de poco menos de diez kilómetros que plantea un problema y que había sido objeto de una primera opinión desfavorable de la prefectura y de los municipios afectados», explicaron desde el departamento a AFP.

Los organizadores de la ronda francesa todavía no se han pronunciado al respecto, aunque deberán buscar rutas alternativas junto al departamento. «No podemos permitirnos aglutinar a miles de personas. Pero no tengo dudas de que encontraremos una solución rápidamente», reconoció Olivier Blanchet, subdirector general del Comité Departamental 64.

5 octubre 2022. El Tour de Francia podría regresar al Puy de Dôme en la edición de 2023, según revela el medio La Montagne. La ascensión de 5,8 kilómetros con un porcentaje medio del 12% lleva sin subirse en la ronda gala desde 1988 debido a los problemas logísticos que conlleva llegar hasta arriba. La cima francesa se ha subido a lo largo de la historia en 13 ocasiones – la primera vez fue en 1952 y ganó Fausto Coppi- y en sus rampas se han producido grandes duelos como el de Raymond Poulidor y Jacques Anquetil en 1964. 

25 julio 2022. La tradición indica que una vez finaliza la ronda en los Campos Elíseos, la próxima sede toma el trofeo que simboliza ese paso del testigo. En esta ocasión ha sido Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbao, el encargado de recibir el trofeo en el podio de la capital francesa tras la disputa de la última etapa. Hasta la fecha, el trofeo se trasladaba al destino por medios más convencionales, como en avión o en coche. En esta ocasión será radicalmente diferente, puesto que dos ultrafondistas trasladarán en bicicleta el trofeo hasta Bilbao: Ziortza Villa y Julián Sanz. Su objetivo es cubrir los 1.000 kilómetros en menos de 48 horas

Escoltados por un equipo de apoyo, compuesto por siete auxiliares equipados y tres vehículos rotulados expresamente para el evento, arrancaron el reto sobre las 20:00 horas del pasado domingo 24 de julio desde los Campos Elíseos y a su llegada a Euskadi el día 26 superarán los pasos intermedios que se instalarán en Donostia/San Sebastián, Vitoria-Gasteiz y Amorebieta-Etxano, para llegar finalmente a Bilbao. Tanto Ziortza Villa como Julián Sanz son dos consolidados ultrafondistas. En sus piernas acumulan muchos kilómetros en retos de resistencia y han preparado este esfuerzo con dedicación. Con el soporte de la Federación Vasca de Ciclismo reconocieron las partes más complicadas del itinerario y establecieron una estrategia para poder superar este reto.

Ziortza Villa y Julián Sanz reciben el trofeo en París © Tour Francia

Irun será el municipio por el que el trofeo que simboliza el Grand Départ Pays Basque 2023 llegue mañana martes 26 de julio de Iparralde. Para entonces, los ultrafondistas Ziortza Villa Julián Sanz llevarán completados unos 850 kilómetros desde su partida el domingo 24 de julio a las 20:00 horas de los Campos Elíseos de París. El primer punto en el que serán recibidos, sobre las 9:50 horas, será en Donostia/San Sebastián. Markel Olano, Diputado General de Gipuzkoa, y Eneko Goia, Alcalde de Donostia/San Sebastián, les darán la bienvenida delante del Kursaal, cuya fachada se iluminará de amarillo para la ocasión.

Bordeando la costa hasta Deba y dejando atrás Bergara llegarán a la Plaza de la Virgen Blanca de Vitoria/Gasteiz, punto en el que sobre las 15:20 horas les saludarán Ramiro González, Diputado General de Álava-Araba y Gorka Urtaran, alcalde de la capital de Euskadi. Legutio, Otxandio, Dima y Lemoa verán pasar la expedición de camino a la plaza del Ayuntamiento de Amorebieta-Etxano, donde les estará esperando el alcalde del municipio, Andoni Agirrebeitia, sobre las 18:00 horas.

Y tras cruzar Galdakao, Ziortza y Julián alcanzarán la meta en la plaza del Museo Guggenheim de Bilbao (al lado de Puppy), donde recibirán el aplauso de Unai Rementeria, Diputado General de Bizkaia, y Juan Mari Aburto, alcalde de la Villa. Si todo transcurre como está previsto, a las 20:00 horas el trofeo estará en Bilbao. Todas las recepciones serán breves, al objeto de ayudar a los dos deportistas en el sobresaliente reto de completar los 1.000 kilómetros en menos de 48 horas.

Recorrido completo por el País Vasco © Tour de Francia

17 enero 2021

El Tour de Francia celebrará sus 120 años, el día exacto en el que los cumple, arrancando oficialmente desde España por segunda vez en su historia. Lo hará, concretamente, desde Bilbao, capital de la provincia Vizcaya, en el corazón del País Vasco. Ningún corredor español formaba parte del pionero pelotón que tomó la salida de la primera edición de la Grande Boucle, allá por 1903, pero desde entonces, los españoles han marcado la historia  de la prueba con 7 ganadores distintos que acumulan un palmarés de 12 victorias finales. El navarro Miguel Indurain, con cinco victorias en su haber, no jugaba en casa, pero casi, cuando la Grande Boucle partió de San Sebastián, la joya costera de una región reconocida como excepcional cantera de campeones ciclistas.

21 ganadores de etapa del Tour de Francia han nacido en el País Vasco, lo que equivale a un tercio de los 66 españoles que han alzado los brazos en una meta de la ronda gala. Una cifra notable para una región cuya población total equivale a algo menos del 5% de la población del país. De Federico Ezquerra, pionero en 1936, a Omar Fraile que concluyó con una victoria su contraataque en el ascenso a Mende en 2018, pasando por José María Errandonea que celebró en 1967 su victoria en el primer prólogo de la historia, privando a Raymond Poulidor del maillot amarillo.

Los vascos han brillado siempre en el Tour, a pesar de algunos sueños frustrados como los de Joseba Beloki (tres veces pódium en 2000, 2001 y 2002) o más recientemente Mikel Landa (4º en 2017 y 2020). Con la vista puesta en Bilbao, la nueva generación de corredores vascos, representada por Alex Aranburu, Ibon Ruiz o Iñigo Elósegui, intentará brillar en su tierra. Tendrán una primera oportunidad en la etapa inaugural con salida y meta en Bilbao, y en la segunda jornada, con un recorrido íntegramente trazado en territorio vasco. La salida de la tercera etapa también se celebrará en el País Vasco. De lo que no cabe duda es que la afición vasca, reconocible por sus Ikurriñas y por el naranja del Euskaltel-Euskadi, siempre presente y animando al pelotón a su paso por las etapas pirenaicas, no faltará a la cita para alentar a los suyos.

Los protagonistas de la presentación © ASO

25 marzo 2021

Como señala el diario El Correo, Bilbao será el punto de arranque del Tour de Francia de 2023. Las negociaciones entre las instituciones vascas y la dirección de la carrera han acordado ya la fecha. La capital vasca organizará la Gran Salida, lo que supondrá albergar la primera etapa y, al menos, dar el banderazo a la segunda. Según fuentes consultadas por este periódico, la inversión rondaría los 10 millones de euros. Bilbao será uno de los grandes escenarios de la Grande Boucle dentro de dos años y atraerá los focos de la atención mundial con un acontecimiento deportivo que llega a 190 países a través de los medios de comunicación.

El proceso iniciado en 2011, cuando tras 33 años de ausencia la Vuelta a España regresó a Euskadi, abrió un camino que devolvió a las carreteras vascas el protagonismo que tuvieron hasta 1978. La Vuelta es propiedad de ASO, dueña también del Tour. Y las instituciones vascas iniciaron en 2016 los contactos con la empresa francesa para traer la Grande Boucle en Bilbao. Ya hay fecha. Será en el Tour de 2023. La ronda gala volverá así a Euskadi, donde ya estuvo en 1992, cuando San Sebastián dio el banderazo de salida de aquella edición. También Vitoria acogió una etapa en 1977.

El Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación de Bizkaia y el Gobierno vasco han formado un frente común. No es fácil convencer a la dirección del Tour. Le llegan muchas solicitudes de ciudades francesas y del resto del mundo. Puede elegir. Y tiene que cuadrar un recorrido que no incluya grandes traslados. Euskadi está justo en la frontera. A tiro.

La sintonía entre la Vuelta y las instituciones vascas allanó el camino. La ronda española regresó a Euskadi en 2011 y desde entonces ha vuelto en varias ocasiones y siempre con éxito de público. Imágenes dignas del Tour. Las instituciones locales han aprovechado cada paso de la Vuelta para insistir. Al director del Tour, Christiam Prudhomme, le gusta Bilbao y, sobre todo, le encanta el fervor de la afición, siempre respetuosa con los corredores. El final de etapa en el monte Oiz en la Vuelta 2018 resultó un éxito.

El anuncio del alcalde

Euskadi tiene cerca los Pirineos y la frontera gala. Cuadra como sede de la Gran Salida. También se barajó que la ciudad fuera escenario de una meta y de una jornada de descanso antes de afrontar la montaña, pero se ha optado por el premio mayor: la Gran Salida. Los equipos y la caravana de la ronda estarán en Euskadi casi una semana. Bilbao ha estado años a la espera de que los diseñadores de la Grande Boucle metan el nombre de la capital vizcaína en el puzzle de alguna de las siguientes ediciones. Hace tres años, el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ya anunció que el Tour vendría «más pronto que tarde a Bilbao». Será en 2023.

El proceso ha sido largo. En 2016, Christian Prudhomme eligió Bilbao para visitar la Vuelta a España. Tenía algo más en la agenda: reunirse con responsables del Ayuntamiento y con el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria. Sobre la mesa estaba un proyecto: el desembarco del Tour en Bilbao. Prudhomme tiene el buen recuerdo de la marea naranja que seguía al Euskaltel-Euskadi en las cunetas de los Pirineos.

Hubo sintonía entre los políticos vascos y la dirección del Tour. E iniciaron ese verano de forma oficial las negociaciones. A la ronda francesa le preocupa siempre la infraestructura hotelera de las ciudades por las que pasa. Bilbao, que es cada vez más un destino turístico, da la talla de sobra. La imagen que ha ofrecido tanto en la Vuelta al País Vasco como en la Vuelta a España juega a su favor. La presencia masiva de aficionados en las cunetas es otro argumento que ha beneficiado a la candidatura bilbaína. La ciudad será el centro del Tour 2023.

 

7 octubre 2019

Redacción / Ciclo 21

Siete meses y tres días después -como publicamos en su día en la información siguiente- el Gobierno Vasco está trabajando para que Euskal Herria acoja la salida del Tour de Francia de 2023 -descartando la opción inicial de 2022- y busca la implicación del resto instituciones autonómicas.

Así lo ha indicado el lehendakari, Iñigo Urkullu, en la rueda de prensa celebrada en Vitoria-Gasteiz (vídeo) tras la firma de un memorando de colaboración con el presidente de la Comunidad de Iparralde y alcalde de Bayona, Jean-René Etchegaray para estrechar vínculos en diferentes áreas.

Urkullu ha dicho que se está en «fases iniciales», que se ha transmitido a la organización del Tour esa voluntad y que se quiere implicar al resto de instituciones vascas. También ha indicado que todavía queda por definir el lugar de donde arrancaría esa carrera ciclista y también el desarrollo de las etapas de inicio. «Estamos avanzando ya en las conversaciones con la organización del Tour de Francia», como informa la televisión pública vasca.

Urkullu y Etchegaray © Gobierno Vasco

4 marzo 2019

El lehendakari Iñigo Urkullu ha asegurado que Iparralde (País Vasco francés) y Euskadi (en territorio español) están colaborando para albergar la salida del Tour de Francia de 2022. Ha añadido que hablarán con la organización de la ronda francesa.

Urkullu ha realizado este anuncio tras reunirse, en Vitoria-Gasteiz, con el presidente de la Mancomunidad del País Vasco francés, Jean-René Etchegaray, en un encuentro en el que ambos han mostrado su intención de «reforzar» la colaboración entre Euskadi e Iparralde.

«Estamos interesados. No sé si será para 2022 o 2023″, ha manifestado el lehendakari, quien ha precisado que se barajan distintas posibilidades, como la acogida de una llegada o una salida de la prueba ciclista francesa, o incluso la celebración de la etapa inicial.

El lehendakari ha señalado que la intención es «hablar» con la organización del Tour «para ver si es posible» que Euskadi e Iparralde acojan la salida de esta prueba en 2022, y que se celebre incluso una etapa «compartida, como recoge Euskal Telebista.

Etchegaray y Urkullu © Gobierno Vasco

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*