Valverde: “Hay un 90% de posibilidades de no ganar”

Valverde, durante el reconocimiento de la Vuelta a Flandes / © Movistar

Nicolás Van Looy | Enviado Especial Amberes Ciclo21

Apenas 20 días antes de cumplir los 39 años y sólo unas horas antes de poder convertirse en el ganador más viejo de la Vuelta a Flandes (superando en ese registro a Andrei Tchmil), Alejandro Valverde afina los últimos detalles antes de convertirse, en la presentación de equipos del domingo, en uno de los grandes atractivos de la fiesta del ciclismo que se va a vivir en Amberes.

El corredor murciano, debutante en la cita flamenca, sabe lo mucho que significa para todo el mundo aquí la presencia del campeón del mundo en el segundo Monumento del año. Quizás por ello, o porque no puede ocultar el orgullo que le produce portar esa prenda durante todo este 2019, el maillot arcoíris se cuela prácticamente en cada una de las respuestas que El Bala, sentado en un hotel en un municipio cercano a Amberes, ofrece a un pequeño corrillo de periodistas antes de, ya de forma definitiva, desaparecer por el pasillo y mimar los últimos flecos que puedan quedar sueltos antes de la cita dominicial.

Como es fácilmente apreciable echando un vistazo a su temporada 2019, no parece que Valverde haya buscado senderos desconocidos para llegar hasta este primer domingo de abril. “Creo el calendario no cambia en exceso. Todas las carreras anteriores han sido muy similares. La mayor diferencia respecto a otros años es que corro Flandes y, después, que no corro el Tour”.

En cualquier caso, el campeón del mundo sí cree que, con su madurez, “es un buen momento para hacer la Vuelta a Flandes. Son muchos años sin estar aquí y creo que este año, con el maillot de campeón del mundo, era un buen momento para debutar”. Precisamente, el hecho de llegar a Flandes portando ese maillot arcoíris es un factor “súper importante. Han sido muchos años sin venir a hacer esta carrera, que es muy bonita, y este año, con el maillot de campeón del mundo, da muchísimo más gusto”.

Nunca ocultó el corredor murciano en el pasado su especial atracción por una carrera que, por diversas circunstancias que ahora no vienen al caso, nunca corrió. Centrado en otras fechas y otras pruebas, Valverde 18 años en dejarse ver por la Vlaanderen’s Mooiste. Eso no implica desdén por su parte hacia una carrera que, explica, le da “muchísima ilusión, alegría de estar aquí. Es una clásica muy importante dentro de Bélgica. Es un Monumento. Tenía que estar aquí sí o sí y este año, muchísimo más. Creo que sí me hubiese arrepentido de haber terminado mi carrera deportiva sin venir a la Vuelta a Flandes”. Consciente de que esas palabras pueden hacer que el aficionado, deseoso de verle en lo más alto del podio, se venga arriba, el de Movistar avisa: “Soy realista. Pienso que es el momento de correrla, pero sé que es muy difícil estar delante con los primeros espadas de esta carrera. Ellos la conocen bien, son especialistas, son corredores de más peso que yo y de muchísima más experiencia, pero tengo muchísima ilusión”.

En ese mismo sentido, preguntado por su favoritismo, Valverde se encarga de no avivar el fuego. “No me considero como uno de los favoritos para el triunfo. Me considero como un corredor que lo puede hacer bien, pero ¿favorito?… hay que ser realista. Son carreras que tienes que conocer y yo no conozco prácticamente nada de estas carreras. Bueno… ¡de Flandes no conozco nada!”.

Valverde, durante el reconocimiento de la Vuelta a Flandes / © Movistar

Pero nunca escondió el murciano su admiración por esta carrera. Por eso, no sorprende que, pese a no haberla corrido nunca, no tenga reparos, cuestionado por lo que sabe de ella, responda categórico. “Sé mucho. Siempre me ha gustado verla. Ahora he estado viendo vídeos, dónde se suele hacer la selección… cosas que son muy importantes conocer. Como espectador, me encanta”.

En ese mismo sentido, el principal outsider para el próximo domingo insiste. “Es una carrera que, para mí, está al más alto nivel. Igual que París-Roubaix. Para mí, son carreras importantísimas, pero para mis características, la París-Roubaix no es la mejor carrera. ¿Flandes? Pues ya veremos. Sé que la gente está muy ilusionada, pero también les pido que sean realistas. Yo lo voy a hacer lo mejor que pueda, pero es muy difícil”.

Pese a que no es el hombre con más experiencia sobre el irregular firme de los adoquines, no es ese empedrado lo que más le preocupa. “No tengo miedo a los adoquines. Tengo miedo a la tensión que hay en el pelotón. Es una carrera en la que hay mucha tensión porque la colocación es fundamental. Tú puedes estar muy fuerte, pero si vas todo el pie a contrapié, tira para aquí, tira para allá, cerrando huecos… por muy fuerte que estés, no vales para nada. Al final de la carrera estás muerto. Así pues, a esta carrera le tengo miedo por eso: por la tensión y el peligro que hay”.

Una tensión para la que, en realidad, poca preparación se puede hacer, aunque Valverde explica que “en A Través de Flandes di un primer paso. No es igual, pero también es una carrera de mucha tensión. Me desenvolví bastante bien, pero es cierto que no igual que los grandes especialistas”.

 Debutar con 39 años, como debutar en el Giro de Italia con 36 (haciendo triplete de grandes vueltas) puede parecer algo tardío. Si es así o no, lo sabremos a eso de las cinco de la tarde del domingo. “A lo mejor sí es demasiado tarde. Eso te lo diré después de la carrera del domingo. Igual te digo ¡uf! Ha sido demasiado tarde. O a lo mejor termino diciendo he venido esta vez, he disfrutado lo que he podido, pero no es una carrera para mí”.

Pero nadie descarta que Valverde pueda ser el ganador de su primera Vuelta a Flandes. Él mismo, pese a que llama a la prudencia, tampoco. “Ganar la carrera con 39 años me haría muchísima ilusión y demostrar, aún más, que sin conocer una carrera y siendo una carrera complicada para mí, he podido conseguirla. Pero es difícil”.

Según aseguraba en este mismo medio Juan Antonio Flecha, la ausencia de un favorito claro puede beneficiar las opciones de Alejandro Valverde, algo que el murciano contextualiza añadiendo una nueva variable a la ecuación. “Sin un favorito claro en carrera, a lo mejor este año sí puedo tener un poco más de opciones, pero también es verdad que con el maillot de campeón del mundo, sea la carrera que sea, siempre estás más vigilado. Sé que cualquier movimiento que haga va a ser muy complicado. Está claro que está muy abierta, pero la velocidad es muy superior a años anteriores. Si analizas los datos de todas las carreras de este año, están muy abiertas, no hay un dominador claro; pero la media ha subido. Es cierto que no hay un dominador claro, pero es casi más difícil que antes”.

Dice Valverde que siempre le gustó ver la prueba por televisión y que en las últimas semanas la ha estudiado viendo vídeos para reconocer dónde se suelen producir los movimientos fundamentales. En este sentido, el murciano cree que “a partir del kilómetro 140-150 hay que correr ya muy delante y estar pendiente de los hombres fuertes que dominan esta carrera”.

No puede evitar el campeón del mundo que se le insista sobre sus opciones de triunfo. Pese a todos los mensajes de prudencia, sabe que nadie le descarta por completo, pero él apela al realismo. “¿Ganar el domingo? Te diría un 85% que no. Un 90% que no. El otro 10%, a lo mejor, teniendo mucha suerte, corriendo muy bien y que todo salga de cara, entonces a lo mejor sí. Pero hay mucha más probabilidad de que no. ¿Lo que necesito para que se dé ese 10%? Que vaya todo como en el Mundial. Sin ningún fallo”.

Valverde, durante la rueda de prensa

Imanol Erviti es, dentro del bloque de Movistar, el ciclista español que más y mejor puede contarle a Valverde los secretos de estas pruebas adoquinadas. “Me han transmitido”, explica el propio campeón del mundo, “sobre todo, que hay que afrontarlo con tranquilidad y que hay que correr la primera parte con tranquilidad, pero sin descuidarte. Lo importante es estar ahí, junto a los favoritos, sin desgastar mucho. Pero eso ya lo sé yo también. En carreras de larga distancia, como desgastes mucho, estás perdido. Luego, tener la suerte y la capacidad de estar delante donde se va a hacer la selección. ¡Parece fácil viéndolo desde la habitación!, pero es muy difícil”.

Otro importante puntal que ha incorporado Movistar a su plantilla para esta aventura flamenca es Jurgen Roelandts, que, como explica Valverde, “va a tener una gran importancia. Es un corredor muy experimentado en estas carreras, es de aquí. Él te da tranquilidad porque lo conoce todo muy bien. Estar a su lado me da confianza”.

Valverde es un ganador nato, tal y como se puede comprobar echando un vistazo a las 123 victorias que jalonan su palmarés, por ello, pese a los continuos mensajes de tranquilidad, el corredor murciano ya sabe qué significaría incluir Flandes como la 124ª victoria. “Ganar el domingo sería la leche. Sería una enorme tranquilidad para mí. Además, creo que al aficionado belga, al aficionado real al que le gusta el ciclismo, también le gustaría. Yo ya estoy contento con mi palmarés, pero si añades un Monumento como la Vuelta a Flandes sólo me faltaría el oro olímpico… o una medalla”.

En cuanto a ese romance entre la afición belga y el corredor español, el portador del maillot arcoíris explicaba que “me he sentido muy bien recibido por la afición belga. Me siento súper contento de estar aquí, muy arropado y querido por todo el público belga y eso es algo que me da muchísima ilusión. En el propio equipo también lo están notando. El cariño al equipo. Eso te hace sentirte más a gusto. Me ha sorprendido para bien. Lo esperaba un poco, pero me ha sorprendido. El año pasado ya estuve en A Través de Flandes y sí, la gente estaba contenta y tal, pero este año, muchísimo más”.

Respecto al joven talento que, tras su triunfo en la A Través de Flandes, se ha catapultado al favoritismo para la Vuelta a Flandes, también tiene Valverde palabras de gran reconocimiento. “A Van der Poel lo veo como un corredor con una clase tremenda. Lo saludé en la salida y cuando consiguió la victoria también lo felicité porque es de admirar. Lo ves en bici y ves que tiene mucha calidad. La clase, como se menea… conoce muy bien estas carreras y se desenvuelve a la perfección. Para el poco tiempo que lleva haciendo distancias tan largas, la verdad es que me ha sorprendido para bien. Va a ser un fuera de serie… bueno, ya lo es y lo va a ser todavía más”.

Comparando sus sensaciones entre los días previos al Mundial en el que se colgó el oro y este fin de semana flamenco, Valverde es sincero y explica que “la víspera de Innsburck tenía más confianza. Bastante más que la que tengo para el domingo. Allí el recorrido era diferente y aquí las opciones de corredores que pueden ganar pueden ser hasta de 30. En un Mundial se reduce a diez”.

En cuanto a su regular rendimiento en la Volta a Catalunya y la posibilidad de que se pudiera deber a un cambio premeditado en su físico pensando en llegar en las mejores condiciones a la Vuelta a Flandes, el murciano zanja: “es verdad que he intentado llegar con un poco más de peso. Vengo de correr Milán-Sanremo, Volta a Catalunya, que ha sido súper exigente; el miércoles también… al final, aunque comas mucho, consigo ganar 300 gramos, pero no consigo ganar más. En la Volta estaba bien de peso, pero las sensaciones no llegaba a encontrarlas, aunque fui a mejor a lo largo de la carrera. Igual estoy un kilo por encima del año pasado”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*