Muchos cambios para la velocidad por equipos femenina

Adiós a una histórica dupla… y a la velocidad por equipos en España. © UCI Track

TrackPiste / Ciclo21

Aunque en este caso el cambio de la Normativa estaba claro desde que lo avanzó la UCI en los últimos Mundiales -incluso antes, desde que el presidente David Lappartient lo dejó caer en un informe de gestión no ha valido con la sola publicación de la nueva Normativa, sino que el máximo organismo internacional ha tenido que precisar esta semana en una nota de prensa que desde este mes de junio, la velocidad por equipos femenina se disputa con tres corredoras pero que al aplazamiento de los Juegos Olímpicos no le influye esta medida, por lo que no habrá cambio de cuotas y se disputará con dos corredoras de los ocho países clasificados: Rusia, Alemania, China, Australia, Países Bajos, México, Polonia y Lituania.

De esta forma nos quedará un año y medio bien curioso, ya que los equipos deberán acostumbrarse a correr con tres ciclistas desde ya, lo que supondrá tener que buscar una especialista de más largo recorrido para la última posta; desconectar antes de verano para readaptarse a la ‘antigua situación’ de dupla con el fin de dar el máximo en agosto en Tokio… y regresar a la ‘nueva normalidad’ de cara a los Mundiales de Ashgabat, en octubre de 2021, que quizá no sean el gran objetivo de este año atípico para algunas selecciones, pero sí para otros, sobre todo los que no triunfen en los Juegos.

Sin embargo, no todos los países podrán seguir manteniendo su presencia en esta nueva competición. Sin ir más lejos, España, sin una tercera velocista, tendrá que decir adiós considerando además las opciones de que Tania Calvo pase a competir en pruebas de fondo. Y en los Campeonatos de España, si ya no había equipos puros de dos velocistas, con tres ciclistas en liza la prueba será más parecida a una competición de fondo.

Alemania, con un trío de lujo -quien lo iba a decir tras el desgraciado accidente de Kristina Vogel- debe seguir siendo la reina, con Emma Hinze, Lea Sophie Friedrich, Pauline Grabosh y la ‘neo’ Alessa Catriona Propster-, mientras que Rusia -con Ekaterina Rogovaya, Natalia Antonova e incluso Ekaterina Gnidenko, junto a las clásicas Anastasiia Voinova y Daria Shmeleva- y China -Tianshi Zhong, Wei Zhuang, Linyin Zhang y Feifei Chen, aparte de las campeonas del mundo junior Bingbing Fan y Jing Luo- también tienen clase y recursos para seguirse manteniendo en los podios internacionales.

Alemania se consolida como la máxima potencia mundial con el nuevo formato. © UCI Track

Países Bajos también puede beneficiarse de tener un amplio elenco -Laurine Van Riessen, Shanne Braspenninckx, Kyra Lamberink, Steffie Van der Peet, Hetty Van de Houw, aunque para Tokio sus bazas sean para las pruebas individuales; habrá que ver si Gran Bretaña termina de hacer el relevo generacional, e incluso si Australia saca a alguna velocista más, ya que tienen a Caitlin Ward en la recámara, pero también deberán pensar en sustituir a Karlee McCulloch, que podría retirarse tras Tokio. Nueva Zelanda también puede ir muy bien si mantiene a Olivia Podmore, Natahsa Hansen y Ellesse Andrews, mientras que Polonia también brilló con sus juveniles en el último Mundial y alguna de ellas podría respaldar a Urszula Los y Marlena Karwaka.

En cambio, países como México, Canadá o Colombia posiblemente bajen su nivel con una tercera corredora que se integre junto a sus duplas actuales, mientras que el caso de Corea o Lituania será muy similar al de España, y más con la perspectiva del probable adiós de Simona Krupeckaite. Por no hablar de Francia… que ni siquiera alineo equipo de velocidad en el Mundial junior y que tiene complicado a día de hoy encontrar esa tercera corredora pese a tener la vista ese reto que es París 2024.


Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*