Woods: Fémur fracturado, cuarentena y regreso

Woods, en la puerta de su casa de Girona © EF

Nunca es un buen momento para romperse un fémur -5ª etapa de la pasada París-Niza– si eres un ciclista profesional. O cualquiera, en realidad. Pero Mike Woods, el canadiense del Education First estadounidense, ha estado dándole vueltas a la cabeza un poco al ver lo bien que ha progresado su recuperación de una lesión que amenazaba su carrera. El primer día en que las autoridades españolas levantaron las restricciones para entrenar al aire libre fue el primer día en que se le permitió salir a la carretera, de acuerdo con su proceso de recuperación. Ahora, se siente bien en la bici y tiende a ser capaz de correr fuerte de nuevo cuando se reanude la temporada.

-¿Cómo va su recuperación?

-Genial, estoy casi al 100%. No puedo correr todavía, pero puedo hacer todo lo demás. Puedo caminar con mi hija Max y puedo andar en bicicleta. Es como si no hubiera nada, me siento completamente normal en la bicicleta de nuevo, así que estoy muy feliz con el progreso que he hecho.

-Entonces, ¿se puede decir que su recuperación ha sido más rápida de lo previsto?

-Sí. Creo que hay algunas razones para ello. Una, he tenido mucha suerte de recibir ayuda de un fisioterapeuta llamado Richard Spink que vive en la zona. Ha venido a mi casa cinco o seis veces por semana durante el proceso. Las primeras semanas se dedicó a inclinarme de manera muy incómoda y se concentró en aumentar mi rango de movimiento cada día. Algunas de estas sesiones fueron brutales, pero marcaron una gran diferencia. Me llevó a un lugar donde podía poner mi rodilla sobre la bicicleta dos semanas después de lesionarme. El hecho de poder subirme a la bicicleta fue enorme y aumentó enormemente mi grado de curación. Me movía de repente, y también me ayudó mucho a mi salud mental, porque podía hacer algo en lugar de quedarme sentado en el sofá. Podía haber sido de otra manera, lo cual podría haber ocurrido fácilmente bajo cuarentena. Pero los doctores del equipo estuvieron geniales en términos de conseguirle a Rich un permiso que le consiguió la aprobación del gobierno para venir a verme y Rich tuvo la amabilidad de correr ese riesgo. Si no tuviera ese acceso, podría fácilmente haber estado sentado y rígido, y entonces no creo que hubiera sido capaz de poner mi pierna sobre una bicicleta durante meses.

-¿Cómo ha manejado todos los altibajos del proceso de recuperación? Pasar de pensar que su temporada probablemente había terminado, a una recuperación exitosa y las esperanzas de un regreso al final de la temporada deben ser enormes.

-Sí. Ha sido muy raro. Es una locura la suerte que he tenido y la desgracia que he tenido al mismo tiempo. Romperte el fémur no es una cosa de suerte, obviamente. Apesta, duele, fue probablemente la cosa más dolorosa por la que he pasado. Fue doloroso por muchas razones, como doloroso estar tirado al lado de la carretera por el acto mismo de romperlo, pero también al lado de la carretera esperando que lleguen. Estar con Charly Wegelius, y pensar inmediatamente en las Olimpiadas, pensar en el Tour, y esas cosas que están completamente en peligro. Me dolía pensar que todos esos grandes sueños y metas que tenía se habían ido. Ese fue probablemente el momento más bajo en todo este período de lesiones. Pero pasar de eso a terminar en el hospital y ver enfermeras y médicos con máscaras por todas partes y darse cuenta de lo insignificante que era mi lesión en relación con lo que estaba pasando realmente puso las cosas en perspectiva. Y desde entonces ha habido muchos altibajos emocionales, pero predominantemente han sido altibajos. Es como, «Vale, sí, las Olimpiadas pueden no suceder para mí, pero espera un segundo, las Olimpiadas no sucederán este año.» O las grandes vueltas, todo se ha retrasado y el primer día que se me permite salir es el primer día que el gobierno español nos deja salir después de que el encierro haya terminado. Todo este tiempo, aunque fue difícil no poder moverme y salir, pude pasar mucho tiempo con mi hija. No hubiera podido pasar tanto tiempo con mi hija si no hubiera tenido esta lesión con nuestro horario de viaje y entrenamiento.

Woods recuperándose © EF

-¿Qué ha aprendido de usted mismo, o de su relación, o de su hija en este tiempo que quizás no hubiera aprendido?

-Creo que ha puesto muchas cosas en perspectiva. Me ha hecho darme cuenta de lo importante que ha sido estar presente con Max. Siento que la COVID-19 en particular ha puesto a todos bajo estrés y en momentos de tensión, y hubo momentos en los que me vi potencialmente capaz de ir por un camino del que no estaría orgulloso. Ahora sólo pienso en el equipo, por ejemplo, en los contratos y en los recortes salariales… No fue difícil para mí verme yendo por este camino en el que no quería ser un miembro del equipo y aceptar el recorte salarial. Pero en realidad, creo que las circunstancias revelan cuál es tu verdadero carácter. Estoy orgulloso de haber querido dejar de lado mis intereses egoístas y asegurarme de que el equipo continúe. Creo que me hizo darme cuenta de lo que es más importante para mí, que es ser una buena persona.

-¿Ya ha empezado a hablar de la vuelta a las carreras y de lo que podrían ser esas carreras en caso de que ocurrieran?

-Sí, lo he pensado un poco. Todavía tengo que hablar bastante sobre ello con Charley y conseguir el visto bueno de los médicos, también. Pero me encantaría hacer el Tour de Francia. Creo que puedo estar listo para el Tour. Si la temporada pasa como está previsto, mis grandes objetivos serán el Tour de Francia, tal vez el Campeonato Mundial, si voy, y Lombardía. Creo que el mejor trampolín para eso sería el Tour.

-¿Está haciendo el tipo de números con los que está contento a estas alturas, dado el lugar en el que está? ¿O todavía tiene un largo camino por recorrer?

-Sí, estoy haciendo los mismos números. Básicamente, veo esto como si fuera a finales de octubre, principios de noviembre, y estoy haciendo el Tour Down Under en enero. Estoy sentado en la bicicleta y tengo las mismas sensaciones, y el mismo peso. Hay una pequeña discrepancia de potencia entre mi pierna izquierda y derecha, pero está bastante cerca de ser igual ahora. Creo que dada la experiencia que tengo, sé que siempre puedo ponerme en forma en dos meses. Soy un respondedor. Soy un respondedor en las buenas y en las malas. Puedo ser el peor atleta de la historia si me tomo un tiempo libre, y luego puedo ser uno de los mejores corredores del mundo si me das una margen de dos meses de trabajo duro.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*