Zakarin: “He pensado en pedir el cambio de nacionalidad”

Zakarin quiere volver a mostrar su mejor versión en 2020 / © RCS

Nicolás Van Looy / Ciclo21  Enviado Especial – Denia

“Vuelvo a sentir el fuego dentro de mí”. Ilnur Zakarin (15 de septiembre de 1989) no podría ser más expresivo a la hora de definir su estado de ánimo ante un apasionante 2020 en el que, por primera vez, correrá para un equipo no ruso. Tras abandonar Katusha-Alpecin, en el que ha militado desde que diera el salto al World Tour –proveniente del RusVelo– en 2015, ha conseguido establecerse como uno de los hombres a tener en cuenta en las quinielas para las generales de las grandes vueltas.

Tras un gran 2017, cuando fue quinto en el Giro y subió al podio de la Vuelta a España, su progresión parece haberse estancado, una situación que espera revertir con su llegada al CCC, donde, asegura, introducirá importantes cambios en su manera de afrontar la temporada.

El Giro, el objetivo principal

En ese sentido, el Giro de Italia será su principal reto en la primera parte del año. Allí, Zakarin espera “volver a alcanzar el nivel en el que estuve en el pasado. Si soy capaz de ser consistente y estar a un buen nivel durante las tres semanas, estoy convencido de que podré jugar un papel importante en la pelea por la general. Para mí, es muy importante no sólo ser capaz de meterme, por ejemplo, en el séptimo puesto de la general, sino que quiero ganar etapas”.

En cuanto a la Corsa Rosa, Zakarin considera que “como todos los años, va a ser una carrera muy dura. Este año, la segunda parte del Giro va a ser especialmente difícil. Estoy deseando que llegue ese tramo final, especialmente esas tres etapas en las que creo que podré estar a gran nivel”.

En cuanto a retos futuros, el corredor ruso explica que “todavía queda demasiado tiempo para el Tour de Francia. Por ello, ahora mismo sólo me centro en la primera parte de la temporada y en el objetivo del Giro. Después, ya veremos qué podemos hacer. El Giro es la carrera más importante para mí ahora mismo”.

Además, Zakarin reconoce que el Giro es una carrera que, personalmente, le gusta más que el Tour. “Es una carrera más abierta. Hay más opciones de probar distintas tácticas. De ser agresivo. El Tour es mucho más predecible. Se corre de una manera más conservativa”.

“He hecho muchos cambios”

Zakarin deja atrás su paso por Katusha / © ASO

Para volver a encontrarse con su mejor versión, Zakarin explica que “he hecho muchos cambios este año. No se trata de un gran cambio aislado, sino de muchos en distintos ámbitos. Por ejemplo, he cambiado de entrenador, también cambiaré de bicicleta y voy a hacer una concentración en altura durante el mes de enero.

En ese mismo sentido, Zakarin reconoce que “los últimos dos años no han sido muy buenos para mí, pero creo que todos estos cambios, incluido el de equipo, llegan en un buen momento. Vuelvo a sentir el fuego dentro de mí. Estoy de acuerdo en que mi progresión se ha estancado en las dos últimas temporadas, pero voy a demostrar que todavía tengo margen de mejora”.

“La sanción a Rusia está justificada”

Pese a todo, una de las grandes sombras que se cierne sobre la temporada de Zakarin es el veto que actualmente sufren los deportistas rusos respecto a su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio. El corredor ruso no oculta su enfado por una situación que ya le apartó de la cita de Río y que amenaza con dejarle fuera, una vez más, en Japón. Sin embargo, el de CCC es muy claro al respecto: “por supuesto que quiero estar en los Juegos Olímpicos. Si no puedo hacerlo bajo la bandera de mi país, lo haré defendiendo la bandera olímpica o cualquier otra bandera neutral”.

Zakarin entiende perfectamente la decisión tomada respecto a su país. “Quiero dejar muy claro que, si se ha tomado esta decisión, es porque está justificada. Se han hecho cosas mal y, por lo tanto, hay que aceptar y asumir esta sanción”.

Dicho esto, el nuevo corredor de CCC se desvincula del escándalo ruso y explica que “llevo siete años viviendo fuera de Rusia. Soy muy transparente con el sistema ADAMS. Por ello, insisto en que me gustaría competir en los Juegos Olímpicos bajo cualquier bandera. La cita olímpica es muy importante para mí”.

Zakarin, como cualquier atleta ruso que quiera estar en Tokio, tendrá ahora que demostrar que nunca ha estado involucrado en ningún tipo de actividad irregular en cuanto a la lucha contra el dopaje. Por ello, insiste en que “estoy listo para aportar cualquier documentación que me sea requerida. En mi caso, tengo la suerte de que mis controles no han sido llevado a cabo por Rusada, sino directamente por la AMA. En ese sentido, no me pueden relacionar con el escándalo ruso. Es la propia AMA la que ha propuesto la sanción y, por lo tanto, estoy confiado en que, como son ellos los que han hecho todos mis controles, no tenga problemas en demostrar que merezco esa plaza”.

Zakarin tiene ganas de dejar claro ese concepto e insiste en su mensaje. “Toda la cuestión relativa a la manipulación de las pruebas está relacionada con malas prácticas por parte de la Rusada. Como ya he dicho, llevo seis años viviendo fuera de Rusia. He pasado más de cien controles en ese tiempo tanto en competición como fuera de competición. Ninguno de esos controles los ha realizado la Rusada. Nunca he tenido un problema”.

“Ya me perdí Río por cuestiones políticas”

Zakarin quiere estar en los JJOO de Tokio

A Zakarin se le nota molesto, si no harto, de los continuos problemas que los deportistas rusos han debido afrontar en los dos últimos ciclos olímpicos. “Ya me quedé fuera de los Juegos de Río por cuestiones políticas. Es algo que no se debería mezclar nunca. Lo voy a decir muy claro: esta vez quiero competir”.

En cuanto a esas injerencias políticas de las que habla, el corredor ruso explica que “la historia, en realidad, es muy simple: yo fui una víctima de aquella situación política. En un primer momento, ningún ruso iba a poder estar en Río. Finalmente, la decisión de que sí podríamos ir se tomó muy tarde. Estábamos ya muy cerca de la competición y no tenía tiempo de prepararme y hacer todo el papeleo para poder viajar a Río”.

Todo ello hace que “me siento muy ofendido por todo lo que ha sucedido. Aquel año me caí en el Giro, me recuperé, estuve en el Tour, me seleccionaron para el equipo olímpico y, pese a todo, no pude ir. Es algo que me dolió personalmente”.

“No descarto pedir la nacionalidad chipriota”

Hace ya seis años que Zakarin abandonó Rusia y se estableció en Chipre. Preguntado por si alguna vez ha pensado solicitar el cambio de nacionalidad y, de esa manera, alejarse de toda la problemática que sufre el deporte ruso, el de CCC es claro: “sí se me ha pasado por la cabeza. No es seguro que lo vaya a hacer, pero sí que sigue siendo una opción que podría valorar”.

Tokio, el final del camino

Acudir a la cita olímpica implicará, casi seguro, afrontar el doblete Giro-Tour. Por ello, Zakarin asegura que “siempre y cuando tenga éxito en las dos carreras, los Juegos serían la última gran competición del año para mi”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*